martes, 12 de abril de 2011

Una plegaria por nuestro amigo Gonzalo

 
Quizás ya no estés presente aquí con nosotros, pero siempre estarás en un lugar inmenso de nuestro corazón.
Existen personas que pasan por el mundo inadvertidas, tu no fuiste una de ellas.
Has sido de esas que van pisando fuerte, arrastrando mares profundos junto a ti.
Ninguno de los que te conocieron hoy pueden pensar en ti, sin a la vez sonreír, una sonrisa que tal vez hoy este llena de lágrimas, de impotencia, pero una inmensa sonrisa. Porque al cerrar los ojos, todos vemos esa cara peculiar, dulce, graciosa, mostrándonos su lado mas amable, dibujada con esa grandiosa sonrisa. Seguro que estés donde estés aun estarás sonriendo, y diciendo pero que cabrones.
Tu vida fue corta, pero fue intensa, quizás mas intensa que la de muchas juntas, dejastes una gran montaña de arena para el mundo, pero nos dejastes también un gran vacío con tu partida.
Pero nunca se debe decir adiós, mejor hasta pronto, algún día nos encontraremos, y nos brindarás tu ultimo concierto.
Tu ser no se marchó, se quedó con nosotros, tal vez en distintas partes del mundo, para regalar vida, esa vida que tan inmensamente viviste, tal vez Gonzalo ya no sea uno, si no muchos, para llenar almas que carecen de algo, aunque ellas no sepan verdaderamente lo que tienen, pero algo de ellas rebozará amor, energía, fortaleza, tu esencia.
Un abrazo muy fuerte y hasta siempre
Poseias unos de los mayores regalos del mundo, un monton de amigos, y eso ya dice demasiado de una persona.

Por Mónica Márquez Vega

4 comentarios:

M.Cascales dijo...

Muy cierto todo lo que ahí dices, espero que si hay "algo" más allá o en otra vida me vuelva a encontrar con una persona como él. Gracias por haberme dejado ser tu amigo, no te olvidaré nunca.

Bea dijo...

Que verdad mas grande estas lineas, gran amigo, gran persona...nos costara sonreir pensando el sin que nuestros ojos se humedezcan. Gracias por todos los dias, mejor dicho años, que has compartido conmigo. Y yo estoy segura que en cien vidas mas que vivamos nos encontraremos con Gonzalo. Siempre nuestro.

ALVARO ARIAS dijo...

Recordarle y sonreir es el mejor homenaje que podemos hacerle a nuestro amigo, porque esa sonrisa, ese recuerdo, durará toda la vida.

Felipe J. Vázquez dijo...

A todos los que te conocimos nos marcaste para siempre. Una persona con una alegría y generosidad inmensas, la cual has demostrado incluso después de marcharte. Aquí jamás te olvidaremos, siempre estarás con nosotros.

¡Un fuerte abrazo amigo mio, allá donde estés!